La divinidad de los hombres

Una vieja leyenda hindú explica que hubo un tiempo en el que todos los hombres eran dioses. Se dice que abusaron tanto de su divinidad y poder que Brahm, el Dios Supremo, decidió quitarles el poder divino y esconderlo en un lugar inaccesible. El gran problema fue encontrar el escondite apropiado. Cuando los dioses menores fueron convocados para resolver el problema, propusieron:
 
- Vamos a enterrar la divinidad del hombre bajo la tierra.
 
Brahma respondió:
 
- No será suficiente. Cavará y cavará y al final la encontrará.
 
Entonces los dioses propusieron:
 
- En este caso podemos esconder la divinidad en lo más profundo de los océanos.
 
Brahma respondió:
 
- No, pues tarde o temprano el hombre explorará las profundidades de los océanos y seguramente un día la encontrará.
 
Entonces los dioses menores dijeron:
 
- No sabemos dónde esconderla. Parece que no hay un lugar en el cielo ni en la tierra ni en el mar, donde no pueda descubrirla algún día.
 
Y Brahma dijo:
 
- Esto es lo que haremos con la divinidad del hombre: la vamos a colocar en lo más profundo de sí mismo. Será el único lugar donde nunca se le va a ocurrir buscar.
 
Dice la leyenda que, desde la noche de los tiempos, el hombre ha dado la vuelta a la tierra, la ha explorado, escalado, navegado, cavado, incluso explorado el universo y otros mundos buscando algo que tiene en su interior.
 
Cuento hindú.

1 comentario: