El lobo calumniado (la verdadera historia de Caperucita Roja y el Lobo Feroz)

El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y lo cuidaba intentando mantenerlo limpio y arreglado.
Entonces, una mañana soleada, mientras yo estaba recogiendo basura dejada por algún excursionista, oí unos pasos. Me escondí detrás de un árbol y vi a una muchacha, más bien fea que venía por el camino con un cesto. La niña me pareció sospechosa, por la forma tan curiosa como iba vestida, toda de rojo...y con la cabeza cubierta por una capucha, como si no quisiera que nadie supiese quien era. Naturalmente, la paré, para averiguar algo. Le pregunté quien era, adonde iba, de dónde venía y todo eso...Me contestó cantando y bailando, una historia sobre su abuela, a la que según dijo, iba a ver con un cesto de comida. En principio, parecía una persona honrada, pero estaba en mi bosque, y la verdad es que tenía un aspecto sospechoso con su extraño atuendo; así que decidí enseñarle, lo serio que es cruzar el bosque, haciendo cabriolas, disfrazada, y sin
avisar previamente.
Dejé a la niña seguir su camino, pero yo corrí a casa de su abuela. Cuando le explique mi problema, la abuela, convino, en que su nieta, necesitaba una lección por descuidada . La vieja estuvo de acuerdo en esconderse hasta que yo la llamase, y se metió debajo de la cama.
Cuando la niña llegó, la invité a pasar al dormitorio, donde yo estaba acostado y vestido como la abuela. Ella entró, toda sonrosada, y dijo algo muy desagradable sobre mis grandes orejas. Como ya me han insultado otras veces así, lo tomé lo mejor que pude, y le dije, que mis grandes orejas...me ayudaban a oír mejor. Lo que quería decirle, es que la apreciaba y la estaba prestando mucha atención a lo que estaba diciendo...pero a continuación, me dirige otra burla sobre mis ojos saltones...Pueden hacerse una idea, de cómo me estaba empezando a poner la niñita, en apariencia, tan educadita...pero luego, tan desagradable. De todas formas seguí con mi política, de poner la otra mejilla y dije, ¡que mis grandes ojos...eran para verla mejor.!
Pero su siguiente insulto, de verdad que me llegó al alma. Ya saben el problema que tengo con mis dientes salidos...bueno, pues la niñita, me soltó una broma muy insultante sobre ellos...Sé que debería haberme controlado...pero lo cierto, es que salté de la cama, y le gruñí ¡qué mis dientes me servirían para comerla mejor.!
Bueno, hablando en serio, todo el mundo sabe, que ningún lobo se comería jamás a ninguna niñita, pero la muy estúpida, se puso a correr por toda la casa chillando...y yo, detrás de ella para tranquilizarla . Me había quitado ya las ropas de la abuela, pero esto empeoró las cosas mucho más. Porque de pronto, la puerta de la casa se derrumbó con estrépito y apareció un enorme leñador con su hacha...Le miré, y me di cuenta, de que me había metido en un buen lío, de forma que salté por la ventana que estaba abierta, y salí corriendo...
¡Ójala, la cosa hubiera terminado así . Pero la tiparraca de la abuela, nunca contó la otra versión de la historia, y enseguida, se corrió la voz, de que soy un tipo malo y agresivo...Todos comenzaron a evitarme...no sé que habrá sido de la niñita, con su estrambótica caperuza roja; lo que si es cierto...es que yo no he vuelto a vivir feliz, después de encontrarme con ella.

1 comentario: